Para todo mal mezcal, para todo bien también

Hay un dicho popular en México que dice: «Para todo mal mezcal, para todo bien también», y es que, gracias a su gran variedad de aromas, colores y sabores, se ha convertido en una de las bebidas favoritas en todo el mundo.

El Mezal, es el nombre común otorgado, desde hace al menos 400 años, a las bebidas obtenidas de la destilación de los mostos fermentados de las piñas, o las cabezas cocidas del maguey o agave.

La palabra MEZCAL deriva del vocablo azteca mexcalli, conformado por metl, que significa “maguey o agave”, e ixcalli, que significa “cocido”, es decir: “agave cocido”.

En la actualidad, el Mezcal juega un papel muy importante en México y el mundo. De acuerdo a datos del Consejo Regulador del Mezcal, tan sólo en México, se consumen ¡poco más de un millón de litros! Además, diversos estudiosos afirman que nuestro país, es el centro y origen de dispersión del maguey, al contar con el mayor número de variedades de agave.

El agave vive en un medio semidesértico, con escasas lluvias. Llega a su madurez entre los ocho y los doce años, y florece sólo una vez. En sus anchas, espinosas y protegidas hojas, llamadas pencas, se almacenan las sustancias nutritivas que le permiten sobrevivir en un medio hostil.

El mezcal se clasifica de acuerdo a tres factores básicos:

  • Por tipo de agave 
  • Por su proceso de elaboración
  • Por su tiempo de añejamiento.

Los principales tipos de agave que se utilizan para la producción de esta bebida, son: tobalá, espadín y madrecuixe.

El mezcal es una bebida orgullosamente mexicana, y es sin duda, una gran aportación de México para el mundo.

En Chapulín tenos una amplia variedad de Mezcales que puedes disfrutar “a besos” como se dice comunmente, es decir, poco a poco para disfrutar su sabor. No dejes de probar nuestras exclusivas creaciones como “El Nopal” elaborado con Mezcal 400 Conejos, Miel de Agave, Licor de Chabacano, Jugo de Xoconostle y Limón, o el coctel “La Palma”, con Mezcal Balam Raicilla, Licor de Guanábana, Bitter de Mole Oaxaqueño y Plátano Macho, y Jugo de Limón.

Deja un comentario