Se presume que en los tiempos de Mesopotamia, griegos y romanos tenían conocimiento de la planta del Arroz, aunque aún no la cultivaban. Solo se dedicaban a importarla, considerándola una semilla medicinal ya que utilizaban el caldo de su infusión y desechaban la parte sólida.


A finales del 1400 a consecuencia de la hambruna causada por la invasión francesa se inició el cultivo del arroz en zonas específicas de Italia, y años más tarde se extendió el cultivo a toda la parte norte.


Se puede decir que el origen del Risotto como método de cocción es bastante reciente ya que la primera receta de Risotto alla Milanese data del 1853. La difusión a gran escala del Risotto fue a inicios del 1900 en el norte de Italia principalmente en Piemonte y Lombardia.


Desde entonces en Italia el Risotto es muy apreciado. Por ejemplo, al Sur de Italia preparan el Arancini, croquetas de risotto, a veces con mozzarella al interior, empanizado y frito.


Hoy en día hay una gran variedad de recetas de Risotto, básicamente es un platillo que se puede elaborar con lo que uno desea, carne, ragú, pescado, mariscos, verduras y puede ser vegetariano o vegano utilizando caldo de verdura y principalmente con un pure de alubias en lugar de mantequilla.

En su elaboración es importante que, durante la cocción (aproximadamente de 20 a 25 minutos) se esté moviendo el arroz mezclando con una cuchara de madera o de plástico.


Al final el risotto se tiene que preparar casi siempre con mantequilla y queso parmesano para que tenga una buena cremosidad y sabor, solamente en los risottos con pescado o marisco no es tan aconsejable el queso parmesano al final o por lo menos la cantidad debe de ser mínima.


En la carta de Alfredo Di Roma encontrarás una sección especial dedicada a los Risottos, para que pruebes este delicioso platillo con diferentes preparaciones, tales como el Risotto al Funghi, Risotto al Tartufo Nero Di Norcia y el Risotto al Prosecco.

Además, todos los lunes de agosto, podrás disfrutar de tu Risotto favorito con una copa de vino en cortesía.

Deja un comentario